Bien Común, D. Electrónica, Inteligencia Colectiva, TICs,

Key Ciudadana

Key Ciudadana

Tras el espionaje masivo en la red es inevitable percibir que muchas cosas han acelerado su cambio y otras claman por su ausencia.

Los grandes motores de búsqueda han asociado lo que buscamos a nuestra personalidad guardando tantos detalles nuestros en su gigantescas bases de datos que podrían reescribirnos si la tecnología lo permitiera.

Las redes sociales analizan nuestros intercambios, relaciones personales y grupales, palabras claves, temas, de forma que pueden predecir algunos de nuestros pasos. Las tecnologías que usan, representadas genéricamente por el concepto de Big Data, podrían usarse para la mejora de nuestra vida cotidiana, para la profundización de la democracia, para la innovación y la inteligencia colectiva… Estas tecnologías y nuestros datos están sin embargo en manos que reconocen colaboran con las autoridades gubernamentales, con los mercados financieros…

El poder de la comunicación en las redes no es neutral, trabaja cada día mas para impedir el cambio que la humanidad necesita. Algo tan humano, expresivo o hasta en algunos casos cariñoso como son nuestras caras están cada vez mejor reconocidos por las tecnología de reconocimiento facial con las que colaboramos etiquetándonos un@s a otr@s.

Ya no surgen nuevas redes sociales. Aunque podamos preguntarnos si realmente son necesarias o aportan algo nuevo, aunque tengamos un largo debate.., lo cierto es que son tan potentes los monopolios en la red que asfixian cualquier intento, ya sea comercial o social, porque tienen millones de cuentas y, lo que es mas importante, millones de relaciones humanas. Son nuestras relaciones, los recuerdos de personas que queremos o con quienes colaboramos a diario, aquello que las autoridades perciben como amenaza.

Nació de la red hace años el Movimiento Contra la Globalización Capitalista, el altermundismo; nació el movimiento por la libertad en la propia red, el software libre, las licencias libres, movimientos sociales que contaminamos al mundo con gritos de libertad, democracia, derechos sociales y humanos. Hemos tenido 15M, Occupy…, ecologismo, nuevas formas económicas, todos los formatos del movimiento “Crowd“, monedas sociales, empresas del conocimiento, cooperativas de nuevo tipo….. y muchas otras experiencias posibles solo en la red como manifestaciones virtuales o partidos políticos.

Han nacido herramientas para la democracia electrónica, para la creación colectiva de programas políticos. Una nueva cultura se está formando en la que ocupan un papel decisivo las herramientas tecnológicas.

De la novedad y el descubrimiento en las redes, de nuestro ser social, se alimentan esperanzas de cambio para la humanidad, pero los poderes económicos, políticos, monopolios, los que controlan la tecnología quieren hacer de este nuevo medio nuestra celda. Se escriben leyes como la Ley de Propiedad Intelectual, se crean cuerpos especiales de vigilancia en la red, hasta se fabrican atentados para difundir el miedo a “lo que se cuece en la red!. Se está difundiendo el mensaje de que seremos mas felices espiados, con cada paso nuestro controlado. Hemos tenido varios intentos de control masivo de la red, proyectos para crear hasta redes separadas.

Ha surgido en la red una reacción defensiva natural, el anonimato, la encriptación, los túneles VPN, conexiones seguras… o que lo intentan… La “ofuscación” de la red dificulta la comunicación, el acceso al conocimiento, la inteligencia colectiva, dificulta por tanto algo tan necesario para avanzar como es la democracia electrónica.

En educación conocemos como los dibujos animados modelan nuestra actitud para que los niños sean asociales, violentos, intolerantes. En las redes hay poderes interesados en que algunos cambios tecnológicos no sucedan.

Hace unos cuantos años que tenemos tecnología suficiente para ejercer la democracia electrónica. Hace tiempo es posible facilitar tanto el anonimato como la identificación segura de las personas, sin embargo esta no sucede.

Sorprende que organizaciones políticas como Podemos, que ha tenido a miles de informáticos en sus grupos de red, vean como dimite su responsable tecnológico porque no puede garantizar la validez del censo y por tanto de las votaciones. Sorprende que movimientos sociales y políticos puedan elaborar un programa colectivo como hace Ahora Madrid pero no tengamos garantía alguna de su validez porque no podemos confiar en qué son realmente las cuentas que participan.

A fuerza de golpes, caídas, proyectos fracasados quizás consigamos un día que una cuenta en la red se corresponda con una sola persona. Surgen cientos de proyectos con desarrolladores comprometidos, quizás alguno traiga sorpresa… aunque en tecnología no hay suerte sino buenos desarrollos y planes para tenerlos. Del lado de quienes quieren controlar la red estos planes ya se están desarrollando.

IBM desarrolló Identity Mixer con un proyecto propio para Europa FutureID. La UE ha desarrollado las bases legales para el eID y ya hay algunos proyectos en marcha como STORK 2.0. En ellos sin embargo se mantiene el principio vigente, tienen nuestros datos y carecemos totalmente de control o capacidad de decisión sobre ellos.

Si el pueblo debe ser el soberano, principio base de la democracia, su soberanía en la red pasa por la soberanía sobre los datos personales para la cual ya existen las tecnologías necesarias. Hablamos de P2P, certificación, encriptación (con poderosas experiencias como Bitcoin). Identificación personal, seguridad y control de los datos personales, certificación… son las palabras clave de una pieza maestra sin la cual no podremos usar las redes para el cambio que precisa la humanidad.

Ni la UE, ni la Casa de la Moneda, ni IBM, ni nuestro flamante DNI-e, nos resolverán el problema porque son inseparables de la filosofía que nos gobierna, ellos quieren tener los datos cuando debemos tenerlos nosotr@s. Si no lo conseguimos no podremos realizarnos como humanidad consciente y soberana.

Esta página es un llamado a colaborar, a sumar voluntades y capacidades, conocimiento y experiencia para desarrollar una llave maestra que controlemos cada un@ de nosotr@s cambiando el concepto de seguridad, la propiedad de nuestros datos. Lo he llamado “Key Ciudadana” aunque el resultado final se bautice de otra forma.

Key Ciudadana, u otros proyectos similares, no verá la luz sin colaboración para su desarrollo. En Key Ciudadana la única dificultad tecnológica es la gestión de certificados mediante una base de datos. Estoy convencido de que si no existe ya queda poco para tenerlo resuelto, pero nos falta la colaboración para convertirla en Bien Común.

Key Ciudadana, Mecano Ciudadano, Faltan redes sociales con garantías y ventajas para tod@s, Plataforma de decisión Ciudadana. Un “Paper” y hablamos aquí o en Twitter @jivagos

 Una Llave Maestra para nuestra soberanía en la red

Creative Commons (CC BY 3.0 ES)

2 thoughts on “Key Ciudadana

  1. Hola Jivago,

    Una idea muy interesante, te interesaría suscribirte a la lista de correo de Agora-Voting. Hoy mismo hay un correo sobre este tema.

    Un saludo,

    Alfredo

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *