Bien Común, D. Electrónica, Inteligencia Colectiva, TICs,

Beneficio de 360 grados

El concepto “beneficio” precisa de una revisión completa. Asociado con su adjetivo “privado” dice muchas cosas sobre quien lo percibe, sin embargo el foco individual en la concepción del beneficio nos impide ver el alcance de los efectos colaterales hasta el punto de que hoy practicamente hablamos solo de ellos sin reconsiderar el adjetivo y por tanto la defición del beneficio.

Hoy hablamos de crisis financiera, desempleo masivo, crisis ecológica del planeta, crisis del sistema político… En cada uno de los aspectos de la crisis económica podemos encontrar serios cuestionamientos al concepto de beneficio privado que ignora todas las consecuencias de la forma en la que se obtiene.

Una empresa no tiene una producción sostenible por crear un área de sostenibilidad o campañas de comunicación al respecto, sino porque al organizar y materializar su actividad ha considerado intereses externos no reflejados directamente en sus activos de forma que no se dañen aunque no afecten directamente a su beneficio privado. ¿Es esta una conducta suicida?. No, simplemente evita malograr su futuro destruyendo elementos que finalmente le obligarán a cerrar o cambiar totalmente como hace su actividad creando además un fuerte rechazo social que si afecta a sus ingresos directos como acabamos de ver en la rápida intervención de APLE en las factorias de sus productores en China.

La reforma laboral está pensada de la misma forma, desde el punto de vista del calculo del beneficio privado ignorando sus efectos globales que causarán reducción directa del mercado de consumo, caida de la productividad, huida del capital intelectual y el consiguiente empobrecimiento de las propias organizaciones económicas haciendolas menos competitivas. Esta ceguera por insistir en la aplicación de un modelo de beneficio inviable nos hundirá hasta no se sabe donde.

Cuando hablamos de transición tendremos que hablar de la transición en los conceptos que mueven la economía real, y en el concepto de beneficio empezar a usar la idea de beneficio de 360 grados, aquel que considera a todas las partes afectadas respetando e integrando su realización en el desarrollo final de la actividad ya sea privada o como entidad.

El beneficio de 360 grados supone una intervención consciente de todos los elementos que intervienen en la economía para definir su beneficio privado y llegar a acuerdos de 360 grados con todos los elementos con los que se interrelaciona de forma que todos ellos sean viables y tan necesaria como acordada su relación.

¿Quiere decir que no habrá mas beneficio privado?, en absoluto no solo lo habrá sino que se incrementará porque creciendo el beneficio de 360 grados no destruimos nuestro futuro, incentivamos la productividad en todos los niveles, favorecemos la calidad y la innovación así como alianzas de largo alcance incluidas las no directamente cuantificables.

Hasta ahora hemos medido el beneficio según el valor de sus elementos en el mercado. Ya sabemos que esta forma de medirlo ignora las externalidades del precio. Proviene de una época en la que considerabamos la riqueza de la naturaleza inagotable. No calculamos el coste de producción del petroleo, sino el de su extracción, por esto lo consumimos en una microfracción del tiempo que cuesta realmente producirlo… y así nos va con el cambio climático. El petroleo no es globalmente rentable pero es cierto que produce un beneficio privado que nos está costando muy caro al conjunto de la humanidad. Si cambiamos a la concepción de 360 grados intentaremos eliminar cuanto antes los combustibles fosiles sustituyendolos por energias renovables.

En este caso concreto ¿podemos medir el beneficio según sus costes monetarios?. No, ya hemos decidido poner en valor la sostenibilidad aunque para esta no haya medición dineraria.

El beneficio de 360 grados implica la consideración de valores cuyo mercado no podemos cuantificar dinerariamente, supone por tanto un cambio de la función del dinero que dejará de ser determinante.

Esto ya lo hacemos hoy, pero no lo valoramos. Es mas rico quien dispone de 8 horas libres todos los días que quien no dispone de nada porque quien tiene tiempo libre puede mejorar acumulando conocimientos que en su trabajo habitual quizás incluso no se valoren.

Integrando conscientemente estas externalidades de los precios incluso a nivel individual modificamos las condiciones del contrato que rigen todos los acuerdos económicos.

Una pequeña empresa que empieza casi sin capital podrá mediante esta clase de acuerdos integrar capacidades y trabajo en su negocio que en ese momento no podría pagar según el concepto dinerario del valor lo que le llevará a alcanzar acuerdos de futuro con sus miembros y por tanto un compromiso mayor que el que pueda traer un contrato laboral a los precios habituales. Y mirandolo desde el lado del trabajador conseguirá mediante su trabajo, mal pagado monetariamente, una inversión de futuro que le une estratégicamente a la empresa. Si vemos este acuerdo desde fuera veremos que su viablidad se basa en la viabilidad global del proyecto. Un mal proyecto fracasará aunque disponga de créditos para pagar salarios. El acuerdo se produce porque ambas partes ven viable su beneficio aunque no sea de forma inmediata, es un acuerdo de 360 grados.

Volvamos al mercado en su mas vieja concepción, al de compro/vendo. En este se producía el acuerdo ignorando las externalidades del precio, el beneficio se medía con respecto a los costes monetarios que ya hemos visto no es buena idea.

Este método tiene otros sobrecostes hasta ahora mal resueltos. En la producción fordista la producción en serie podía provocar saturación del mercado, stocks y hundimiento del precio. Esta fue sustituida por los estudios de mercado y tras ellos las proyecciones de futuro que ya cotizan en bolsa siendo la base de lo que llamamos especuilación. No me extiendo.. esta historia la conocemos sufriendola cada día y nos ha traido asociada malas practicas como la distribución de falsos productos como destornilladores que se tuercen al apretar un tornillo. La exigencia de calidad esla consecuencia cada vez mas omnipresente.

Vamos con la definición de qué es calidad mas allá de lo que era el mercado inicial. Calidad es que se ajuste como un guante a mis necesidades durante el mayor tiempo posible.
Si a este concepto de calidad le incorporamos las externalidades del precio tendremos un producto final definido mediante un interés de 360 grados que no es siempre el mismo y en cada caso. ¿No nos recuerda a la producción on demand?, ¿a la producción personalizada?, ambas fuertes tendencias productivas.

Para la definición del producto con las posibilidades de nuestros dias y el conocimiento y experiencia adquiridos necesitamos del encuentro de intereses perfectamnete delimitados, mas concebidos desde sus inicios como de 360 grados. La moderna comunicación distribuida en redes nos permite llegar a esta clase de acuerdos gracias a la compartición de conocimiento.

Las organizaciones económicas que transformen sus equipos de ventas en equipos de comunicación y negociación con sus clientes modificarán sus lineas de producción y calidad directamente con la información compartida en estos procesos de forma que tendrán productos diseñados con una visión de beneficios de 360 grados para todos los participantes en la relación productiva de distribucion e intercambio.

El beneficio de 360 grados puede ser en el futuro inmediato un valor determinante de la activida económica.

Motivado para la actividad del grupo Transición

Bien Común, Democracia Electrónica, Conocimiento, Solidaridad, RR.SS, TIC, Inteligencia Colectiva, CCommons

7 thoughts on “Beneficio de 360 grados

Los comentarios están cerrados